Prostitucion legal prostitutas putas

prostitucion legal prostitutas putas

El contrato sexual, Anthropos, Barcelona, , p. Dictionnaire critique du féminisme, puf, París, , p. Sin posibilidad de profundizar, es necesario decir que hay una tensión entre pensar la prostitución como identidad o como trabajo, lo que conduce a la necesidad de reflexionar acerca del rol que la sexualidad tiene en la construcción de las subjetividades para no caer en reduccionismos y desconocimientos de la complejidad, así como de la importancia que tienen en la autodefinición e identidad personal y política la identidad de género, de clase, etc.

La construcción de las identidades no solo se basa en la esfera sexual, como tampoco se puede reducir la subjetividad de las mujeres prostituidas a sus conductas sexuales. El mismo texto de Rubin, como hemos visto, es ambiguo en ese punto. Hay quienes acuden a Karl Marx para justificar el trabajo sexual y también se acude a él para lo contrario. Entre quienes tienen una mirada economicista de la prostitución hay marxistas, sectores del feminismo, liberales y neoliberales.

No contemplan la explotación sexual. Las corrientes críticas a la legalización plantean que si bien Marx puso al descubierto la lógica del capital, no hizo lo mismo con la lógica patriarcal estructurada; así lo demostró Claude Lévi-Strauss a partir del intercambio de mujeres por parte de los varones, que no es lo mismo que la prostitución, dado que la prostitución es una forma de acceso sexual a las mujeres a través de un pago.

La plus belle historie de femmes, Seuil, París, Solo como ilustración del discurso de quienes pagan por sexo, v. Ella tiene el poder de… de… fingir, digamos… Tiene ese ancho en su manga.

O de disfrutar cuando le quepa. Y uno tiene el poder de la plata. Lo que pasa es que a vos te despojan del poder …. Pateman rechaza comparar la prostitución con un trabajo como cualquiera, entre otras razones porque el uso de los servicios de una prostituta no es igual a contratar a un obrero.

Agrega que resulta difícil de entender. También me cuesta entender cómo una institución creada por el patriarcado como uno de sus pilares, una institución que juega un papel fundamental en determinada construcción sexual y de los géneros, ha terminado siendo defendida por feministas. Sin embargo, y a pesar de los avances en el reconocimiento y la legitimación de sexualidades que contradicen el modelo heterosexual y reproductivo, ambas persisten con pocos cambios.

El matrimonio parece incluso fortalecerse con aperturas a matrimonios que reconocen la diversidad sexual, y la prostitución sigue siendo considerada imprescindible, sea por su presencia histórica, sea porque no se pone en discusión seriamente el significado de la sexualidad prostituyente, considerada aun por quienes admiten y defienden el trabajo sexual como una sexualidad genéricamente subordinada.

Sin embargo, los varones son pocas veces nombrados. Recientemente comienzan a multiplicarse estudios orientados a este actor fundamental de la prostitución Ver Sven-Axel Mänsson: Reflexiones acerca de los clientes de la prostitución, Topía, Buenos Aires, En el campo de las ciencias sociales, el tema comienza a ser objeto de investigaciones.

Hay también estudios estadísticos para países europeos. En síntesis, todos trabajos que se inscriben en una línea que considera la prostitución como una cuestión masculina. Otros trabajos conceptualizan la prostitución como un tema de desigualdad. Muchos son los dilemas jurídicos que plantea el actual debate, que son a la vez dilemas éticos y políticos. En una primera aproximación, pareciera que lo jurídico predomina y que todo se resolvería con cambios en la legislación.

Y si bien hoy se ha vuelto a hablar de la prostitución como esclavitud, cabe preguntarse si este uso no es anacrónico, ya que cuando las abolicionistas inglesas del siglo xix —que introdujeron el concepto— hablaban de abolicionismo, se referían a la abolición de las regulaciones sanitarias y policiales y no a erradicar la prostitución. En este sentido, entre las preguntas que deberían responder las corrientes que proponen legalizar la prostitución como trabajo, se encuentran las siguientes: El tema del consentimiento es típico de las discusiones acerca de la sexualidad para establecer los límites entre una sexualidad libre y una sexualidad coactiva.

Otras son las preguntas que deberían responderse desde las corrientes abolicionistas. En este caso, los desafíos son: De hecho, en las políticas de persecución penal contra estos delitos no se pueden contabilizar muchos éxitos ni antes de la Convención de ni a partir del Protocolo de Palermo de Sentirse víctima no solo depende de haber sufrido una situación de victimización o violencia , sino de cómo esa situación es valorada socialmente.

Probablemente no sea casual que la lucha pase por propuestas legales, dado el peso simbólico que tiene lo jurídico. Por lo tanto, un cambio legal tiene efectos que no pueden subestimarse. Pero, como hemos señalado, hay también cuestiones éticas y políticas. No se trata de valores abstractos. La prostitución no es una abstracción ni tan solo un conjunto de discursos. Un derecho para dos.

La construcción jurídica de género, sexo y sexualidad, Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México, Coincido con Françoise Collin cuando afirma:. La cuestión es saber si nosotros queremos la generalización de la forma prostitucional de las relaciones humanas.

La cuestión es saber si nosotros queremos un mundo donde todo se pague —unilateralmente— o bien un mundo en que el término de intercambio guarde un sentido fuera de su equivalente general.

El contrato social no es un contrato comercial. Bajo este régimen, se penaliza a todos aquellos que participan de la explotación de la prostitución ajena, pero no a las personas prostituidas. El primer congreso contra la trata se realizó en , aunque el reconocimiento internacional se había concretado en Ginebra en Nociones de partida Tanto en la literatura como en el habla cotidiana encontramos frecuentemente ambigüedades para definir la prostitución: El mismo autor señala que hay quienes consideran prostitutas a las mujeres promiscuas, a las secretarias que se acuestan con sus superiores para ascender en su carrera o a la mujeres casadas que mantienen relaciones sexuales a cambio de dinero o beneficios.

La diferencia es que en el matrimonio las mujeres proporcionan también otros servicios, mientras que en la relación prostitucional se limitan a los servicios sexuales. En su libro de Esclavitud sexual de la mujer , asimila la prostitución a una forma de esclavitud y la define de este modo: Pero rechaza que el poder económico sea la variable causal, ya que quedan sin identificar ni impugnar las dimensiones sexuales del poder K.

Esclavitud sexual de la mujer, LaSal, Barcelona, , p. Asimismo, incluye la participación de diversas industrias relacionadas: Preciado sin que esto colisione con su defensa del derecho al trabajo sexual: Esta separación es cuestionada por los sectores abolicionistas, que consideran que trata y prostitución no deben separarse. Esa es, finalmente, la conclusión de los investigadores. Aunque casi todas las trabajadoras se han visto en situaciones desagradables, la mayor parte de clientes son capaces de respetar los límites que imponen.

En Titania Compañía Editorial, S. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación. Alma, Corazón, Vida Viajes. Barnés Contacta al autor. Tiempo de lectura 8 min. Manifestante protesta contra el arresto de los trabajadores sexuales de Rentboy. La mayor parte de los encuestados acudían a burdeles. Por Miguel Ayuso Intelectuales franceses publican un manifiesto proprostitución Por Miguel Ayuso 9.

Lo que piensa una prostituta de sus clientes, dicho con total sinceridad Por Héctor G. Respondiendo al comentario 1. Recuerda las normas de la comunidad.

Por Fecha Mejor Valorados.

Pertenecen a diversos grupos pequeños que a veces compiten y cuestionan entre sí su buena fe en las redes sociales y a través de un blog llamado Tits and Sass. Morgan Freeman pide perdón a las ocho mujeres que le acusan prostitucion legal prostitutas putas acoso. Su visión contraría las de Juliano y Wichterich, quienes ven las migraciones como una estrategia que favorece económicamente a las mujeres de manera individual. Es vergonzoso, pero no tenemos ninguna esperanza de encontrar una vivienda". Los aspectos perseguidos y las penas varían notablemente, pudiendo ir desde la infracción administrativa con multa hasta la persecución penal con penas de prisión o incluso muerte.

0 thoughts on “Prostitucion legal prostitutas putas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *