Prostitutas poligono guadalhorce citas con prostitutas

prostitutas poligono guadalhorce citas con prostitutas

Marañón, 48 Correo electrónico de contacto surdigital diariosur. Iniciar sesión con Facebook diariosur. Un periódico para la historia. Imprimir Enviar Rectificar 1 voto 2 votos 3 votos 4 votos 5 votos.

Cerrar Envía la noticia Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas. Cerrar Rectificar la noticia Rellene todos los campos con sus datos.

Mujeres que ejercen en el Polígono del Guadalhorce cuentan cómo es su situación tras los primeros días de multas. La Policía Local me han puesto una multa de euros por ir desnuda. Lleva unos pantalones blancos nada ceñidos, una rebeca naranja tirando a color salmón y una gran pañoleta que le cubre el cuello, los hombros y parte del pecho. Así vestida, podría decirse que acaba de salir de una entrevista de trabajo.

Podría ser maestra a o trabajadora social. Se llama Luna López Jurado y lleva nueve años ejerciendo la prostitución en el Polígono del Guadalhorce. Ella ha sido nombrada la portavoz de las mujeres españolas que ejercen la prostitución. En la reunión que acaban de celebrar han decidido que van a pedir una cita con el concejal de Participación Ciudadana, Julio Andrade. La Policía Local le acaba de pedir la documentación y se la ha llevado. También se ha llevado el carné de su acompañante, el conductor, que mira y vuelve a mirar el móvil: Los hombres dicen que son comerciales, que tienen familia, que no estaban negociando nada de nada y que no saben qué va a pasar.

La cosa funciona así: Desde la Asociación de Mujeres, Transexuales y Travestis Trabajadoras del Sexo Amtttse sopesan contratar servicios de vigilancia privada por la inseguridad que les genera el emplazamiento. Cuando el recinto esté totalmente acondicionado nos marcharemos", subraya Tatiana García, presidenta del colectivo. El edil apunta que el Ayuntamiento limpió el solar, adecentó el acceso y colocó farolas.

Ahora, el Ayuntamiento confía en que estas mujeres den un paso al frente y se trasladen. Daniela se afana por convencer a sus compañeras del traslado a través de folletos traducidos en varios idiomas, pero no siempre logra su objetivo. Esta joven llega sobre las nueve de la noche y se marcha a las dos de la madrugada. No soy una delincuente, lo hago por necesidad, es difícil encontrar trabajo si no tienes papeles. Prefiero vender mi cuerpo que irme a robar" , relata.

En otra esquina del polígono, María, una rumana de 20 años que se protegía junto a varias compatriotas de la fresca noche junto a una pequeña fogata, lo confirma. Ha sido sancionada en un par de ocasiones, pero asegura no temer las consecuencias.

Psicológicamente te derrumbas porque te sientes como una delincuente que huye de las autoridades. Siempre vives con miedo", lamenta Daniela. Fuentes del Consistorio malagueño explican que con el dinero recaudado se financia el Plan de Intervención Psicosocial y Sanitaria que pretende mejorar las condiciones de vida de estas mujeres. Un proyecto del que recelan desde el colectivo de trabajadoras del sexo, que pide que se invierta en cursos de formación y que sean ellas mismas las que lo gestionen.

En el descampado que negociaron con el Ayuntamiento para poder ejercer la prostitución sin ser sancionadas, hay varios edificios abandonados que pretenden utilizarlos como sede de la asociación para reuniones y como aulas para cursos sobre idiomas, corte y confección, peluquería y belleza, camareras de piso o artesanía.

En la reunión que acaban de celebrar han decidido que van a pedir una cita con el concejal de Participación Ciudadana, Julio Andrade. La Policía Local le acaba de pedir la documentación y se la ha llevado. También se ha llevado el carné de su acompañante, el conductor, que mira y vuelve a mirar el móvil: Los hombres dicen que son comerciales, que tienen familia, que no estaban negociando nada de nada y que no saben qué va a pasar. La cosa funciona así: Desde que comenzó la semana, la policía local se ha empleado a fondo en el polígono.

También por la noche. Es raro encontrar a alguna mujer a la que no hayan informado, advertido e incluso identificado. Ella tiene solo veinte años y lleva dos ejerciendo en el polígono. Llega sobre las diez de la noche y se va a la cinco o las seis de la mañana. Tienen que dejarnos un sitio.

Frente a ella hay una gran nave industrial cerrada. Lo mismo ocurre con casi todos los negocios situados en las calles frecuentadas por las mujeres: Aunque de noche, el nombre de las calles no se ve y las indicaciones que da Tatiana García, portavoz de las mujeres latinoamericanas, para explicar el polígono, tampoco hacen referencia a ellos: No tienen porqué ser todas de la misma nacionalidad, pero sí todas se ponen siempre en el mismo sitio.

Ahora hay una, dos, a lo sumo tres mujeres en calles en las que antes había decenas. En todo el recorrido, solo se ve una fogata. Dicen que son euros. El edil apunta que el Ayuntamiento limpió el solar, adecentó el acceso y colocó farolas. Ahora, el Ayuntamiento confía en que estas mujeres den un paso al frente y se trasladen.

Daniela se afana por convencer a sus compañeras del traslado a través de folletos traducidos en varios idiomas, pero no siempre logra su objetivo. Esta joven llega sobre las nueve de la noche y se marcha a las dos de la madrugada. No soy una delincuente, lo hago por necesidad, es difícil encontrar trabajo si no tienes papeles. Prefiero vender mi cuerpo que irme a robar" , relata.

En otra esquina del polígono, María, una rumana de 20 años que se protegía junto a varias compatriotas de la fresca noche junto a una pequeña fogata, lo confirma. Ha sido sancionada en un par de ocasiones, pero asegura no temer las consecuencias. Psicológicamente te derrumbas porque te sientes como una delincuente que huye de las autoridades. Siempre vives con miedo", lamenta Daniela. Fuentes del Consistorio malagueño explican que con el dinero recaudado se financia el Plan de Intervención Psicosocial y Sanitaria que pretende mejorar las condiciones de vida de estas mujeres.

Un proyecto del que recelan desde el colectivo de trabajadoras del sexo, que pide que se invierta en cursos de formación y que sean ellas mismas las que lo gestionen.

En el descampado que negociaron con el Ayuntamiento para poder ejercer la prostitución sin ser sancionadas, hay varios edificios abandonados que pretenden utilizarlos como sede de la asociación para reuniones y como aulas para cursos sobre idiomas, corte y confección, peluquería y belleza, camareras de piso o artesanía. De momento, vamos a pintar los edificios y acondicionarlos, pero no contamos con dinero suficiente porque lo poco que ganamos con la prostitución lo empleamos para comer y sufragar gastos corrientes", añade una de las portavoces del colectivo.

SOCIEDAD Se sienten desprotegidas en el descampado Las prostitutas se mudan a medias al sombrío solar del polígono Guadalhorce El descampado donde deben trasladarse las prostitutas para no ser multadas.

prostitutas poligono guadalhorce citas con prostitutas Psicológicamente te derrumbas porque te sientes como una delincuente que huye de las autoridades. Un descampado sombrío y desangelado de unos dos kilómetros, sin asfaltar, pantanoso cuando llueve, con montículos de escombros por todos lados de donde salen ratas y entre dos desguaces y el río Guadalhorce. Iniciar sesión con Facebook diariosur. Ella ha sido nombrada la portavoz de las mujeres españolas que ejercen la prostitución. Es transexual, de Estepona, y después del apercibimiento y de la sanción parece recién salida de un examen de derecho. SOCIEDAD Se sienten desprotegidas en el descampado Las prostitutas se mudan a medias al sombrío solar del polígono Guadalhorce El descampado donde deben trasladarse las prostitutas para no ser multadas.

0 thoughts on “Prostitutas poligono guadalhorce citas con prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *