Entrevista prostitutas tipos de feminismo

entrevista prostitutas tipos de feminismo

Cada vez que se me pide ser menos ruidosa, beber menos, follar menos, ser menos dura… pienso que es hipocresía. Que quede claro que veo bien que haya chicas a las que esto les vaya bien, pero es que a mí no.

Solo digo que no hay que ser solo de un modo. Si te va bien, genial: La violación es el corazón del sistema de la heterosexualidad, del poder de los hombres. Fui violada cuando tenía 17 años, yo y una colega. En su casa, en la calle, en todos lados. De niña, de adulta, clases diferentes.

Cada día es un día peligroso y lo sabemos todas, las que lo hemos vivido y las que saben que podría pasar cualquier día. Y, si cada día es un peligro, eso cala. Es una de las diferencias enormes entre géneros. Ellos salen de noche, hacen cosas… y les puede pasar, pero no lo tienen interiorizado.

Hay cazadores y hay presas. Es la llave del sistema de por qué estamos siempre con la sensación de peligro. Y eso te cambia la vida: Otro tema polémico es tu defensa de la prostitución. Hay una lucha bastante pasional entre las femenistas abolicionistas y las pro prostitución como yo. Toca una techa del inconsciente concreta. Me pregunto por qué es un tema que les interesa tanto: No entiendo por qué hay tanta rabia.

He trabajado desde los 16 en un montón de pequeños trabajos que me quitaban mucho tiempo y me daban muy poco dinero. Hasta que empecé a prostituirme de forma ocasional durante cuatro años. Y fue un alivio. Es un trabajo de pobre que te trae un montón de dinero. El equivalente a camello de chico. El dinero de joven sí te cambia la vida. Claro que nunca he pensado que sea un trabajo que cualquiera pueda hacer.

Entonces era cobrar por algo que, de todos modos, solía hacer a menudo. Y he de decir que encontré mucha ternura en la mayoría de mis clientes. También hablas de que hay hombres que lo pasan muy mal. Era como en el cole, como si diez chicos se pusiesen delante de él para reírse. Qué mierda tener que elegir una chica joven y guapa para demostrar a los otros que lo has hecho bien. No me había dado cuenta hasta qué punto se vigilan entre sí.

En realidad, es el discurso del que cosifica, lo vemos en los partidos y sindicatos que hablan de un interés general de la clase trabajadora cuando en realidad defienden intereses de la burguesía. Necesitan colonizar los espacios contestatarios de mujeres, sobre todo en épocas económicamente depresivas y de crisis institucionales.

Esta situación no permite aceptar y sostener que con estas condiciones desfavorables se pueda hablar seriamente de una auténtica libertad de elección, es decir, sin condicionamiento alguno de género mientras subsistan injusticias sociales tan evidentes.

Creemos que no es justo, no lo aceptamos. Es un término inventado por el lobby proxeneta para blanquear sus negocios. Si las prostituidas son trabajadoras, ellos ya no son proxenetas o rufianes sino empresarios. Es una forma de invisibilizar la violencia que ejercen y hacer aceptable a la sociedad algo que es una violación de los derechos humanos fundamentales. El discurso de trabajo sexual blanquea whitewash la explotación desviando el foco de la violencia patriarcal.

Como los medios de comunicación suelen estar en manos de hombres, muchos de ellos puteros, el argumentario proxeneta lleno de falsedades recibe mucha acogida y difusión porque dice lo que los puteros quieren oír y que se diga de ellos: Invisibilizan a las supervivientes de la prostitución que hablan sobre la violencia sufrida. No creemos que la prostitución sea un trabajo como cualquier otro. Nosotras creemos firmemente que la prostitución no es trabajo, es violencia y esclavitud.

La prostitución no es un trabajo. El mundo funciona como una cadena de acontecimientos: Razonemos con la hipótesis del argumentario promovido por el lobby proxeneta de que existen mujeres que eligen libremente, reclaman derechos laborales y necesitan una regulación que mejore sus condiciones de ejercicio y que para ello hay que regular o legalizar la prostitución. Que devuelvan lo que nos roban para que la pobreza no empuje a ninguna mujer a la prostitución.

Esto debe financiarse con las multas a los puteros, la incautación de los bienes que mafias y proxenetas han conseguido explotando sexualmente mujeres y niñas. También debe financiarse a cargo de los presupuestos generales del estado patriarcal.

El dinero que les sobra a los hombres con el que pagan por prostitución debería estar en manos de las mujeres que lo necesitan para que no pudieran someterlas.

La mejor forma de evitar las injusticias que soportan las prostituidas es que no sean prostituidas. Ninguna mujer y ninguna niña debería verse obligada a hacer felaciones a 20 desconocidos todos los días. En mayor o en menor medida, ejerce un efecto muy dañino de control y de asedio al desarrollo de la sexualidad femenina. Así que sí, afecta a la esfera privada de manera muy profunda.

No es posible que nos construyamos a nosotras mismas como sujetos plenos si vivimos en una sociedad donde claramente no lo somos. El hombre que compra a la mujer, que paga por sexo, lo considera un servicio. La exprostituida Huschke Mau explica como son los puteros: Por qué los hombres buscan mujeres prostituidas y qué piensan de ellas. Las consecuencias son varias y muy graves.

En Alemania se ha duplicado la trata desde que se legalizó la prostitución en El aumento de la trata trae aparejado el aumento de la presencia de redes criminales en nuestro entorno y con ello la corrupción, la inseguridad y el peligro de que también nuestras niñas caigan en sus redes mafiosas.

Otra consecuencia es el perjuicio que supone a los derechos de las mujeres no prostituidas y a nuestra vida sexual. Los hombres se comportan con sus parejas, amigas, novias, etc. Aprenden esta forma de sexualidad violenta en la pornografía y prostitución con lo que la satisfacción sexual de las mujeres cae en picado. La prostitución es incompatible con la igualdad entre hombres y mujeres. Por supuesto que en España se puede abolir al igual que se ha abolido en Francia.

Son un enorme lobby putero-proxeneta. Hay mucha corrupción, lo que puede facilitar a los proxenetas que se legisle a su favor legalizando la prostitución. Ciudadanos en un peligro claro para los derechos de las ciudadanas, asusta que crezca en escaños porque es un partido muy machista y neoliberal.

Las partidarias de abolir no tenemos el poder ni los recursos que tienen ellos. Pero tenemos la fuerza de la realidad, que no se puede invisibilizar y enmascarar siempre. Tenemos la fuerza de un movimiento feminista enorme con aliadas en todos los partidos políticos e instituciones que luchan por conseguir leyes abolicionistas. Los puteros y los proxenetas saben perfectamente el maltrato que supone la prostitución por mucho que quieran disfrazarlo de libertad y voluntariedad.

Es a la gente de buena voluntad que no conoce de primera mano lo que ocurre en los burdeles a quien debemos interpelar, ese es nuestro propósito y para ello dedicamos altruistamente nuestro tiempo y nuestro esfuerzo. Por Henar Vírseda TradxAbolición. Haz clic para compartir en WhatsApp Se abre en una ventana nueva Haz clic para compartir en Twitter Se abre en una ventana nueva Haz clic para compartir en Facebook Se abre en una ventana nueva.

Por mi parte soy traductora profesional y feminista radical. Soy psicóloga, terapeuta familiar y especialista en trauma. Me llamo Elena de la Vara. Carta de la sobreviviente de prostitución Huschke Mau a la ministra Schwesig Manifiesto de sobrevivientes de prostitución y trata. Rae Story, sobreviviente de prostitución, entrevista a dos ex-prostitutas de burdeles alemanes. Proxenetas en la ONU: El mito de las organizaciones de prostitutas. Estas son las medidas vigentes en los países nórdicos y que reclamamos: Descriminalización de las mujeres prostituidas.

Yo personalmente no tengo fé en los políticos en general y en quienes conforman el Estado. Cada una de esas personas forman parte de la opresión que vivimos todos, excepto los privilegiados que no son perjudicados por sus políticas ya que también conforman parte del poder. Tengo algunas propuestas de cine, de radio, pensando ideas sobre un libro, con viajes en mente y con muchas ganas de preparar lo necesario para el próximo año poder empezar a grabar y dirigir mi propio proyecto de pornografía.

La verdad es que no me planteo qué quiero hacer para construir una carrera, sino que hago las cosas que tengo ganas y simplemente me sumo a proyectos que creo que puedan aportar algo positivo o que me entusiasmen. Porteño, argentino y sudamericano. Entrevista a María Riot: El primer juicio contra la represión de los Construcción de la mentira, de Gonzalo Heredia: Política y Sociedad Popular. Los casos de Higui y Belén: La lucha por el aborto en Sudamérica: Entrevista a Alika Kinan: Una mujer muere cada 18 horas en Argentina, Radiografía de los escenarios feministas del 21 diciembre, Los femicidios en Mendoza:

: Entrevista prostitutas tipos de feminismo

Entrevista prostitutas tipos de feminismo 973
Entrevista prostitutas tipos de feminismo Pero el trabajo sexual sigue siendo una profesión estigmatizada, las putas sufren discriminación, son marginalizadas y victimizadas. Son países pioneros en igualdad y derechos de las mujeres. Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Es normal porque quieren entrar en la empresa, pero eso antes era imposible. El discurso de prostitutas milanuncios prostitutas marconi sexual blanquea whitewash la explotación desviando el foco de la violencia patriarcal. Palabras clave Comercio sexual.
Entrevista prostitutas tipos de feminismo 293
Entrevista prostitutas tipos de feminismo 69
Entrevista prostitutas tipos de feminismo Prostitutas en cardedeu prostitutas crevillente
Es una forma de invisibilizar la violencia que ejercen y hacer aceptable a la sociedad algo que es una violación de los derechos humanos fundamentales. Señora Significado de piruja porno transexuales prostitutas, después de leer su comentario, de observar como ha tergiversado mis afirmaciones y de comprobar que tipo de dialéctica emplea solo puedo llegar a una conclusión: Por mi parte soy traductora profesional y feminista radical. Tenemos la fuerza de un movimiento feminista enorme con aliadas en todos los partidos políticos e instituciones que luchan por conseguir leyes abolicionistas. Esto ahora lo hemos perdido. Pero lo cierto es que ni las asociaciones que trabajan con prostitutas, ni muchas investigadoras o teóricas, siguen ya por ese camino.

Desde el primer momento en que empiezo a considerar este trabajo decido compartirlo. Siempre he recibido apoyo y no he sentido la necesidad de ocultarlo.

Es un trabajo que tiene sentido con mi identidad y no hubo ninguna sorpresa para ellos. Al principio tenía miedo.

No sabía muy bien cómo sería, me sentía insegura conmigo misma y no tenía claro qué esperar por parte del cliente. Lamentablemente es muy popular la idea de boca de gente que no es puta de que el cliente es un hombre malvado y nuestro papel es ser sumisa y consentir abusos.

Esto es muy peligroso porque normaliza las agresiones y confunde a las chicas que empezamos a trabajar y no tenemos herramientas o conocidas que nos ayuden a ver que eso no es así.

Por suerte, con el primer cliente tuve clarísimo que la posición de poder en la relación pertenece a la puta y que cuando el cliente paga recibe lo pactado. No tiene derecho a exigir nada y no es mi posición consentir la misoginia de nadie.

Durante esos comienzos me sentía con muchas ganas de trabajar, había descubierto un mundo nuevo que me gustaba mucho y me lamentaba no haber empezado antes. Supongo que lo descubro haciendo activismo en la ONG de derechos animales.

En ese momento tenía 19 y para mí fueron muy importantes esos años en mi vida. El feminismo empieza calando primero en mi relación conmigo misma y luego con mis ex parejas. Me empiezo a dar cuenta del origen de las inseguridades que tengo con mi cuerpo y empiezo a detectar que las relaciones que había tenido eran tóxicas.

En mi trabajo el feminismo es una herramienta fundamental para poder trabajar en condiciones éticas. Como he dicho antes, no es aceptable que un hombre se crea con derecho a abusar de ti porque te esté pagando. Leyendo a compañeras feministas y trabajadoras sexuales es cuando empiezo a declararme como sujeto de derecho con capacidad de decidir libremente sobre mi cuerpo y mi sexualidad y no dejar que me cosifiquen o me quieran tratar como un trozo de carne en venta.

He visto una sororidad increíble entre mis compañeras y muchísima fuerza como mujeres siendo una minoría discriminada. El trabajo sexual necesita al feminismo, y el feminismo necesita a las trabajadoras sexuales. Hemos leído que eres muy selectiva en cuanto a clientes se refiere. Que pones normas para el disfrute mutuo y descartas si esa persona no te transmite confianza. La prostitución sin relaciones pactadas no es prostitución. Todas elegimos a nuestros clientes y todas tenemos normas.

Cuando alguien es forzada a aceptar clientes que no quiere estamos hablando de explotación laboral, trata o violaciones, y eso es delito. Cuando una mujer acepta clientes que no quiere porque la alternativa es no pagar el alquiler, estamos hablando de casos de vulnerabilidad extrema en un sistema que no aporta soluciones a la pobreza, y esto recordemos que también pasa en otros trabajos como el sector doméstico, la agricultura o la construcción. Las putas empoderadas no somos una excepción.

Es bien sabido que dentro del movimiento feminista hay un debate interno acerca de la prostitución. Nos invitaban a tomar mate con torta frita, yo no quería ni mates ni tortas fritas. Hoy se posicionaron desde otro lugar y afinaron sus reclamos, refinaron el discurso. Buscan perpetuar la esclavitud sexual, que cedamos nuestra voluntad sexual y lo que es peor de todo, vienen a por nuestras hijas, a por las hijas de todos y todas. Sí, muchas veces y de diferente intensidad. Soy muy incómoda al hablar y he conseguido poder expresarme en torno a lo vivido, sin romper a llorar o gritar y siempre he intentado alejarme del drama.

Con lo cual soy muy cuestionada. El feminismo me enseñó a pensar, a decir lo que pienso aunque sea incómodo. En esta serie de incomodidades he cuestionado todo el mercado sexual, puteros, mujeres explotadoras, proxenetas, la burocracia explotadora, al Estado, funcionari s, todo eso me trajo muchos problemas. Los días previos al juicio atravesé toda clase de amenazas en torno a mi hija mayor que decían que yo la obligaba a prostituirse o mi bebé que me lo iban a matar.

No sólo atemorizaron y amedrentaron a mi familia, fue el recurso para desestabilizarme psicológicamente para impedir mi declaración testimonial en el juicio. No lo consiguieron, declaré y conseguí una condena histórica para el abolicionismo. No, de ninguna manera. Sólo le daría un marco legal a la explotación sexual. El proxeneta sería un empresario, la prostituida una trabajadora en relación de dependencia y el putero un cliente, como el que compra un pedazo de carne en la carnicería.

Sólo nos impediría denunciar el delito o ser rescatadas, ya que se les daría a los proxenetas una categoría de "empresario del sexo". Absolutamente, en este contexto de ajuste y de despidos, muchas y muchos asalariados hoy por el lobby proxeneta, escriben en medios de comunicación y hacen campaña a favor de reglamentar la prostitución a nivel mundial, no sólo en Argentina.

Como mencioné antes hay una clara tendencia de la pedofilización del mercado sexual, para ello es necesario crear recursos humanos para atender esta demanda. Las charlas en los colegios secundarios, prostitutas hablando por redes sociales como Twitter o Facebook de lo maravilloso que es "sacarle dinero " a los viejos y que es preferible prostituirse a ser moza, son cebos claros para atraer a las jovencitas al mercado sexual y a los jóvenes incitarlos al consumo de prostitución.

Es un delito, es la promoción de la prostitución y corrupción de menores, debe hacerse valer la justicia. Ser abolicionista es velar por los derechos humanos, es luchar contra la esclavitud. No se han destinado partidas presupuestarias para asistir y contener a las víctimas y tampoco hay planes específicos que las fortalezcan económicamente y que les ayuden a reinsertarse socialmente, lo cual es muy difícil ya que muchas deben convivir con el estigma social.

Hay sólo la voz de las hemos sido sometidas al privilegio de los hombres de poder comprar todo aquello que desean. Puede llegar a impactar en la recuperación económica, sí. Pero estaríamos violando tratados internacionales en materia de DDHH.

También se estaba convencido de que se trabajaba en condiciones de miseria y hoy en día nadie te dice que trabaja en malas condiciones. Esto ahora lo hemos perdido. En los ochenta no entendimos bien porque no pensamos en que lo importante era la economía.

En los ochenta nadie leía economía, pero donde el poder se ha desarrollado de manera implacable y muy inteligente es ahí. Sabíamos que estaban Reagan y Thatcher, pero no lo entendíamos. No nos parecía interesante. La Historia se hacía en el Mercado. Y ahora cuesta pensar que toda tu vida depende del mercado. Hemos tardado en entender dónde estaba el juego. Las mujeres andan bastante perdidas.

Volviendo al principio, lo estamos viendo con este debate sobre el feminismo, donde aparecen diferentes posturas, opiniones, críticas… Digamos que se defiende lo mismo, los derechos de las mujeres, porque no creo que ninguna lo niegue, pero hay un enfrentamiento. Sí, dentro del feminismo hay muchas diferencias y a mí me parece normal. Es imposible señalar un solo feminismo. Aquí fue virulenta la situación que se estableció tras la publicación del manifiesto de las francesas entre las que lo defendían y las que lo criticaron.

Sí, pero no lo veo totalmente vacío de contenido. Bueno, creo que tiene cosas negativas, pero no me parece un caso de muerte. Si hubiera dicho, vamos a matar a no sé quién en la calle, vale, hubiera sido distinto, pero dicen cosas….

Cosas que usted ha defendido como la libertad sexual de la mujer y de que el cuerpo pertenece a la mujer. Creo sobre todo que el momento se eligió mal porque se enfrentó con el MeToo, y por eso pierde lo que me pueda interesar del texto.

Pero al final son personas que dan su opinión y tampoco quiero que se callen para siempre. Y como digo, para mí es normal que tengamos diferentes feminismos. No, creo que no. Tampoco tenemos que criticarnos a nosotras todo el rato. Las mujeres siempre estamos pensando en lo que hacemos mal, por qué no lo hicimos mejor, dónde nos equivocamos… Y no planteamos nuevos problemas.

Con el MeToo sucede que casi todas tenemos por lo menos un recuerdo negativo de una situación en la que nos hemos encontrado, y nos hemos vuelto mal a casa y hemos reaccionado mal… Y también tenemos la sensación de que no fuimos apoyadas por chicos que hubieran podido decir: Cuando todas nos damos cuenta de que hemos estado en esta situación, algo cambia.

Ahora con el MeToo me doy cuenta de que no, de que he tenido los mismos problemas que mis colegas. Supongo que sí, porque yo vengo de un país que es un subpaís de EEUU.

entrevista prostitutas tipos de feminismo

0 thoughts on “Entrevista prostitutas tipos de feminismo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *